Mesón Nerudiano

El Mesón


el_lugar

El Lugar

El espíritu de un poeta habita entre las paredes de nuestro querido restaurant. Es así como El Mesón Nerudiano, emplazado en una casa erigida en 1910, ubicada en el número 35 de calle Domínica, recrea una atmósfera inspirada en la magia y estilo inconfundibles de las casas de Pablo Neruda, como “La Chascona” – tradicional morada del literato y su esposa Matilde, actual Museo de la Fundación Neruda – de la que tan solo dista un par de cuadras, en el mítico Barrio Bellavista.

Tan pronto se ingresa al local, sentimos que no se trata solo de un restaurant. El Mesón Nerudiano es una sutil mezcla de ingredientes que rebasan la inefable experiencia de un exquisito plato: los materiales nobles, los espacios íntimos que propician una buena comida, una buena conversación, los viejos toneles y anaqueles y una infinidad detalles en su arquitectura que hacen sentir la presencia de Neruda tanto como la gastronomía, cuidadosamente inspirada en los sabores que el propio poeta gustaba en casa.

Este ambiente mágico se compone de tres niveles: un primer piso que entrelaza restaurant y barra principal. En el segundo nivelencontramos una terraza que abraza la panorámica del Cerro San Cristóbal; también hay un altillo con mesas cercanas a la despensa de vinos. Finalmente, descendemos hacia el subterráneo, donde el espacio abovedado cobija a un escenario rústico – al más puro estilo del “Cavern” (que vio nacer a The Beatles) – en el que toda expresión artística tiene lugar.

La Comida

El propio Neruda parece haber compuesto nuestras recetas en verso, pues una danza de ingredientes, condimentos, aromas y sensaciones da forma a la gastronomía del “Mesón”, acorde con preferencias culinarias del vate.

Para revivir el encanto de la cocina nerudiana hemos recurrido al encantador libro “A la mesa con Neruda”, de Aída Figueroa de Insunza, gran amiga del poeta y amigos del poeta, quienes nos han ayudado a recrear la imagen de algunos de sus platos favoritos.

Aquí se encuentra toda una mixtura de sabores que él mismo iba atesorando en sus viajes y en su recorrido a lo largo y ancho de su Chile y en sus viajes por el mundo y sobre todo en aquellos países que fueron hitos muy importantes en su vida: España y su guerra civil, Italia, Francia. De esta forma tradicionales cebiches, mariscos y carnes chilenas se trenzan en grácil oda con delicias francesas e italianas.

En una palabra, en nuestro Mesón Nerudiano encontrarán un estilochileno-mediterráneo que nace de pescados, carnes y pastas caseras.


la_comida2

arte_en_vivo

Arte en Vivo

Nos sumergimos en el subterráneo, un lugar que conduce hasta el escenario, donde toda expresión artística – canto, poesía, música en vivo, teatro – encuentra acogida. El Arte no es un extraño en “El Mesón Nerudiano”, puesto que sus propietarios, Luis Vera y Jorge Morales – socios durante años y que fueran dueños de “La Tasca Mediterránea” de calle Purísima – son actor y chef con afición a la plástica, respectivamente.

Es este un vínculo entre restaurant y Arte. Un rincón íntimo que recibe a parroquianos habituales, amigos de siempre, quienes disfrutan del tradicional y acogedor ambiente, al tiempo que se dejan seducir por la tentación de los sabores y eventos artísticos que “El Mesón Nerudiano” les ofrece, destacados como: Eduardo Gatti, Valentin Trujillo, Carlos Vasquez, Magdalena Matthey, Mario Rojas, Zeca Barreto, “Cuenta Cuentos” , Max Berru, Eduardo Peralta, Carmen Prieto, Silvia Gaudin, Junior Alves, Giovanni Cultrera y Cia, Rodrigo Gonzalez, Marta Contreras, Felo,Cecilia Echeñique y Luis Vera, entre otros.

El Teatro y la plastica tambien se dan cita en este sorprendente lugar del barrio bellavista.

Las mismas puertas que se abren para aquellos que vienen a gozar de un buen momento, son las que han visto pasar a destacados músicos y cantantes como: Isabel Aldunate, Laura Fuentes, Pedro Villagra, Luis Le-bert, Patricio Manns, Ana Maria Mesa, Miriam O. Carmen Prieto, Soledad y Santiago del Nuevo Extremo, entre otros.

El Espíritu Nerudiano

El aura de Pablo Neruda ha dejado impronta en este espacio, consagrado al aporte cultural y gastronómico de nuestro legendario barrio Bellavista, en cuyas calles pervive la figura de nuestro Premio Nobel y vecino universal.

La memoria del poeta se ha materializado en cada detalle, y ya su imagen y letras impregnan las fotografías que decoran los muros del local, así como los jardines y panorámicas, tal como alguna vez ocurrió en su hogar cercano.


espiritu_nerudiano